sábado, 4 de abril de 2020

El Puente "Canasta" sobre el río Torcón en San Martín de Montalbán

Diseño: Blas Crespo, Juan Rubio y Lorenzo Perea y Francisco José Martínez.
Construcción: Francisco José Martínez.
  • Reedificación: 1861:
Construcción: Galo Linares.

Imagen 01. Fotografía del Puente de Canasta (RFG, 10/02/2019).

¿Es o no romano el puente "Canasta"? 

Aunque siempre se ha especulado y publicado sobre su origen romano, lo cierto es que el actual puente se construyó en 1842 y fue reedificado en 1861, tal y como indica su expediente de construcción.

El jueves 26 de marzo de 2020 este puente fue incluido por Hispania Nostra en su Lista Roja. Su ficha describía que era romano y que la razón de la inclusión era el peligro de derrumbe y así lo comunicó el diario encastillalamancha.es. Al leerlo, informé del error a Hispania Nostra, que corrigió la descripción. Días después, otros diarios toledanos se hicieron eco de la noticia incluyendo la datación del siglo XIX. Así informaba La Tribuna o ABC-Toledo unos días después.

El trato de la noticia por la prensa es, en parte, deficiente porque se limita a repetir la información de Hispania Nostra sin aportar fuentes. Ninguna de las noticias ha mencionado por qué ha dejado de ser romano. Así que, en esta entrada voy a proporcionar esa información.

Entiendo que los paisanos de San Martín de Montalbán se han llevado dos desilusiones: una, la inclusión de su querido puente en la Lista Roja; dos, saber que no es romano. Sin embargo espero que la noticia lleve a la Administración a prestar la atención que este puente merece.



Localización

El puente Canasta está localizado sobre el río o arroyo Torcón, aguas arriba de la localidad de San Martín de Montalbán, en un camino que unía la ciudad de Toledo con Navahermosa. Este camino que se irá abandonando décadas después tras la apertura de la carretera de Toledo a Navalpino por Navahermosa. Para ver la localización pinche aquí.


Imagen 02. Localizador (RFG).

Información documental

Ni las relaciones o descripciones de Felipe II ni las de Lorenzana hacen alusión al puente de Canasta sobre el arroyo o río del Torcón y no hablan sobre su origen romano. Tampoco lo hacen el Conde de Cedillo y Moreno Nieto en sus respectivas obras sobre la provincia. Quizá el origen de la confusión se arrastra desde la publicación de “Puentes romanos y de origen romano en la provincia de Toledo”, por Miguel de la Vega Jimeno. A partir de esa fecha muchas publicaciones locales y comarcales hablan sobre el origen romano de este puente.

Sí aparece en la relación de puentes de la provincia de Toledo de 1842 con la indicación “Se está construyendo por varios pueblos de obra de la Excma. Diputación” con fecha de agosto. Además, también aparece en el Diccionario de Madoz.


Imagen 03. Extracto de Navahermosa del Diccionario de Madoz. Volumen 12.

Su expediente de construcción en 1842 y reedificación en 1861 se conserva en el Archivo de la Diputación Provincial de Toledo con la signatura Leg. 2854/9.

Construcción del puente en 1842

El 27 de febrero de 1841 el Ayuntamiento de Navahermosa se reunió para solicitar la construcción de un puente sobre el arroyo Torcón a la Diputación de Toledo. Proponía su edificación en el sitio denominado Puente de Canasta, donde ya hubo un puente de madera. Dice así su solicitud:

Excmo. Sr.
El Ayuntamiento Constitucional de esta villa a V.E. respetuosamente expone: que como a una legua de distancia de ella hay un arroyo denominado Torcón por el cual tienen que pasar continuamente por necesidad los arrieros y demás viajantes del partido y no pocos de fuera del mismo. En el verano apenas contiene porción alguna de agua, mas es tanta la que en el invierno toma que en casi todo él es imposible vadearle. De aquí resultan inmensos perjuicios pues que se cortan las comunicaciones entre diversos pueblos y esa capital de provincia y su comercio se paraliza, también se causan no pocas desgracias de todas clases que están repitiendo y repetirán a cada paso si no se pone en ejecución el medio de evitarlas. En los años pasados han sido bastantes personas, caballerías y efectos que han perecido en el agua y en el presente no han escaseado sucesos semejantes. No ha mucho intento pasarle el encargado de la estafeta de esta población con el burro en que conduce la correspondencia y uno y otro cayeron en él y el último se ahogó perdiendo cuanto en él iba, entre ello dos causas criminales de este juzgado. De cuanta consideración son estos males V.E. puede penetrarlo, y su filantropía y deseo de labrar la felicidad de estos pueblos deben excitarla a poner remedio a ellos. Al intento es de absoluta necesidad la construcción de un puente en el indicado arroyo. En el hay un sitio llamado el Puente de Canasta (camino recto para esa capital y con poco rodeo para los demás pueblos) el más a propósito para ello pues sobre sí por allí el agua bastante recogida, tiene ya formadas por la misma naturaleza las cepas que son dos grandes peñascos sobre los cuales ha habido ya un puente de madera. La obra propuesta podrá tener de costa de 8 a 9 mil r, suma por cierto bastante corta y con facilidad y en breve puede afrontar se por medio de una proporcionada derrama entre todos los pueblos de este partido y alguno de fuera como Polán, Mazarambroz, Ajofrín, Sonseca, Orgaz y Mora, que arrieros tiene un continuo paso por dicho arroyo.

La pretensión que esta municipalidad hace no puede ser más fundada ni su ejecución de mayor conveniencia. Por ello espera y

A V. E. suplica se sirva tomarla en consideración y acceder a la construcción del puente en el repetido arroyo, haciendo para el apronto de la suma a que su coste asciende una derrama entre los pueblos citados o adoptando otro cualquiera medio al efecto.

Dios guíe las vidas de V.E. tantos años como este Ayuntamiento desea y la provincia ha menester para su prosperidad. Navahermosa, 27/02/1841. Narciso Uceta, Andrés Montero., Francisco López Montero, Basiliso Miguel, Benigno López Saturno ¿Arandosero? y José Aparicio, escribano.

La Diputación de Toledo atendió la solicitud y recogió información de los pueblos indicados en la solicitud durante los siguientes meses. Las respuestas sobre el lugar fueron muy variadas, desde “ninguna utilidad o beneficio” y "no poder contribuir", a “de mucha importancia” o "plantear otros lugares para su construcción". San Martín de Montalbán propuso su construcción en el lugar del Puente Caído, y las localidades de Gálvez y Menasalbas propusieron su edificación en la Calle Real, por existir buenos arranques y estribos de piedra. Otras localidades no veían necesaria su construcción al utilizar ellos el puente de "El Ruidero"  y reclamaban una mejora en sus vías de comunicación. Así,  el Ayuntamiento de Los Yébenes aprovechó para solicitar la reparación del puente de San Andrés sobre el río Algodor  y el Puerto de la Sierra de Los Yébenes. 

En el mes de julio, Blas Crespo, maestro mayor, realizó un plano, estipuló las condiciones y confeccionó el presupuesto del puente, por valor de 33.195 reales, por encargo del Ayuntamiento de Navahermosa.

Presupuesto y pliego de condiciones para la ejecución de un puente que se proyecta construir sobre el arroyo Torcón, en el estrecho nombrado de Canastas a la inmediación de las villas de Navahermosa y San Martín de Montalbán, formado de orden del Ayuntamiento Constitucional de Navahermosa.

1ª Condición. Se explanarán perfectamente las rocas sobre que han de cargar los arcos u ojos del puente, dejando su asiento horizontal.
2ª Condición. Puesto horizontal el asiento de los arcos se montearán estos con buenas y robustas cimbras de madera y se construirán de la cantería labrada en tosco o sea a picón, según manifiesta el diseño que acompaña a estas condiciones.
3ª Condición. Las enjutas de los arcos se labrarán de mampostería trabada con mezcla de cal y arena, dejándola retundida como las dovelas de los arcos.
4ª Condición. Se solará el puente con losas de piedra sentadas sobre mezcla de cal y a hiladas con un lomo en el centro para que despida las aguas por los albañales que deberán dejarse al efecto.
5ª Condición. A los extremos del puente se colocarán cuatro pilastras de piedra, labradas a picón y con remates según marca el diseño, con el objeto de asegurar el antepecho.
6ª Condición. Estos antepechos serán también de piedra labrada según queda manifestado, rematando por la parte superior a lomo de anguila, y sentándolos según arte.
7ª Condición. Toda la piedra que debe de usarse en esta obra será la misma de que tanto abunda en el sitio mismo donde se ha de edificar el puente, cuidando gastar de la más sólida y compacta.
8ª Condición. Siendo esta obra de alguna consideración y requiere por su especie bastante conocimientos artísticos, además del fiador que el cuentista debe presentar, como de subastarse, para responder de las cantidades que para la misma vaya percibiendo, se le exigirá otro que sea profesor aprobado por la Academia de San Fernando, que responda de la buena construcción y solidez del puente.
9ª Condición. Toda esta obra está calculada en la cantidad de 33.195 reales de vellón, advirtiendo que es la clase de obra más sólida y económica por razón de tener los materiales a pie de la misma obra. Toledo, 03/07/1841.

La Diputación, nada conforme con la propuesta, encargó a Josef Gómez de Alía, diputado del Partido Judicial de Navahermosa, que, con peritos de su confianza, elaborara un nuevo presupuesto.

Gómez de Alía recurrió a dos maestros portugueses que indicaron un coste no inferior a 11.000 reales. Al parecerle excesivo, acudió a Francisco José Martínez, alarife portugués, “muy conocido en el Partido de Navahermosa” y vecino de Malpica, que presupuestó en 8.470 reales la obra, si se hacía toda de sillería, y en 6.870 reales, si se hacía de ladrillo el arco y lo demás de piedra tosca. 

El diputado, al responder a la Diputación, dijo preferir la propuesta de ladrillo porque el uso sería para personas y caballería y muy rara vez por carros.

Con la propuesta de Gómez de Alía, la subasta parecía quedar preparada en el mes de abril de 1842, pero, el 10 de mayo, Juan Rubio y Lorenzo Perea, maestros alarifes en Gálvez, propusieron a la Diputación Provincial la construcción de un puente de tres ojos, más tendido y con mejor salida de aguas, por un valor de 7.500 reales. La Diputación incorporó la mejora y el Ayuntamiento de Navahermosa procedió a la subasta a finales de mayo. El rematador fue Francisco José Martínez, por los 7.500 reales, y añadió otra mejora más: tres pies más de anchura a los nueve que se indicaban en el 2º plano.

En el mes de junio, tras solucionar el problema de no encontrar fiador, Martínez comenzó la obra, que acabó en los primeros días de noviembre. Por último, Gerónimo González de Gaspar, maestro alarife aprobado por la Real Academia de San Fernando y vecino de Menasalbas, reconoció el puente días más tarde, dando su conformidad con las siguientes palabras: “le encuentra bien adornado a condición y con una mejoría muy cómoda, habiendo hecho más de lo que se expresaba en las condiciones”. La mejora consistió en añadir en sus dos extremos tres varas a cada extremo por haberse encontrado un gran peñasco en ambos.

La mejora fue descrita por Martínez al dirigirse a la Diputación con la idea de conseguir una gratificación.

Francisco José Martínez, arquitecto de nación portugués, a V.E. hace presente, que habiendo rematado el puente de Canasta sobre el arroyo Torcón, según plano que hicieron los maestros del pueblo de Gálvez, aprobado por V.E. pero como no estuviese según se requería o necesitaba para que quedase como debía según está el adjunto plano que V.E. verá muy bien por la explicación que diré, habido necesario añadir en sus dos extremos, tres varas a cada uno, como lo demuestra C D además habido necesario levantarle dos varas y media del extremo C por haber encontrado un gran peñasco de piedra viva y de consiguiente fue menester romper para que saliese en la línea que V.E. verá desde la letra A que debía estar el machón, hasta dejarle según la letra C donde ha tenido que subir, y en el extremo opuesto, ha habido que alargar desde la letra B a la D y de consiguiente mayor altura, además las dos alcantarillas de los extremos del ojo solo tenían tres cuartas de alto perpendicular, y ha habido necesario subirlas a la de dos varas, como lo demuestra la letra O, además en el ojo principal estaba obligado a hacer solo dos pies y se le ha añadido hasta cuatro y medio como lo demuestra las letras V de consiguiente ha tenido una mejora grandísima como V.E. verá y de consiguiente los gastos de materiales, jornales, se han aumentado como era natural, en esta atención.

A V.E. suplica que penetrada de cuanto queda relación servirá tomarlo en consideración y aumente al exponente lo que a juicio de V.E. con lo que sea por los muchos gastos ocurridos gracias que espera conseguir de la notoria bondad que tiene acreditada. Toledo, 07/12/1842. Francisco José Martínez.

 
Imagen 04. Recorte (ADPT, signatura Leg. 2854/9).

Imagen 05. Plano (ADPT, signatura Leg. 2854/9).

Para sufragar los gastos de la construcción del puente la Diputación hizo pagar una derrama a los ayuntamientos de diferentes pueblos. La derrama quedó anunciada en el Boletín Oficial de la Provincia de Toledo en los números 81 (07/07/1842) y 97 (13/08/1842).

 
Imagen 06. Boletín nº 81 (ADPT, signatura Leg. 2854/9).

Imagen 07. Boletín nº 81 (ADPT, signatura Leg. 2854/9).

Imagen 08. Boletín nº 97 (ADPT, signatura Leg. 2854/9).

Reedificación del puente en 1861

El 27 de diciembre de 1860 el alcalde de Navahermosa dijo a la Diputación: “las continuadas lluvias han hecho que el arroyo llamado Torcón se haya llevado el puente de piedra denominado Canasta”. Además, expuso lo urgente que era su recomposición.

En esta época la provincia de Toledo ya contaba con un ingeniero de Obras Públicas, por lo que este tipo de trabajos dejó de recaer en alarifes aprobados por la Academia de San Fernando o por el arquitecto provincial. Este ingeniero era Santiago Bausá,  ingeniero jefe, que contaba con el apoyo del ayudante Vicente Alcázar. A primeros de febrero el ingeniero remitió el plano, presupuesto y condiciones facultativas de las obras de reparación del puente realizados a partir del reconocimiento que realizó el ayudante.

El rematador de la subasta, efectuada en junio, fue Galo Linares, que se comprometió a ejecutar las obras por un valor de 4.070 reales. Acabó los trabajos a primeros de noviembre y el reconocimiento de fin de obra fue realizado por Vicente Alcázar en el mismo mes.

No podemos determinar los daños ni el alcance de la reedificación porque el pliego de condiciones económicas no proporciona esa información. Sí se estima en una década más el uso de este puente porque en unos pocos años se pondría en funcionamiento la carretera de Toledo a Navahermosa, que incluyó un puente de buena obra de fábrica a escasos metros del puente de Canasta.

Fuentes
-       Archivo de la Diputación Provincial de Toledo (ADPT).

Agradezco enormemente al Archivo de la Diputación Provincial de Toledo las facilidades que nos ofrece a los investigadores por permitir el uso de cámaras fotográficas y por la colaboración y asesoría de sus archiveros: Flor, Adolfo y Juana.

Aprovecho para invitar a investigadores y curiosos a utilizar la “BIBLIOTECA Y ARCHIVO DIGITAL” de la Diputación de Toledo, recientemente abierta en Internet.

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International License.

Nota

 

Por favor, si copias, no me importa pero cita el blog http://puentescarreterasyferrocarrilestoledo.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario